Trick or Treat

El 31 de octubre al anochecer, Halloween entra en su apogeo. Una de las costumbres más arraigadas la noche de Halloween entre los niños (y mayores) es disfrazarse, cuanto más terrorífica y esperpénticamente mejor, y recorrer las calles al asalto de las casas del barrio. Las pandillas de niños van por la calle con sus calabazas, llaman a las puertas y cuando el inocente visitado abre la puerta, lanzan el grito unánime “trick or treat, trick or treat”. La tradición exige que el inquilino de la casa ceda a este terrible chantaje, regalando a los niños todo tipo de dulces de Halloween, haciendo, pues, trato (treat) con ellos. De no obrar de esta manera, el vecino moroso se expone a las temibles travesuras (tricks) de los muchachitos disfrazados de esqueletos, zombies, vampiros, momias o brujas.

Mascavidrio me comenta que en Fort Wayne los niños no hacen truco si no le das caramelos, pero lo que te puedes ganar es la cara de Motin de la mama o el papa que los acompaña a pasear por toda la residencia donde ellos vivan. Si no quieres ser molestado con tanto muchacho solo apaga la luz de tu porche y no te tocaran.
Esta costumbre, trick or treat, debe su origen a la persecución de los protestantes contra los católicos en la Inglaterra de los siglos XVI y XVII.

Como consecuencia de estas persecuciones, el rey protestante James I y su Parlamento fueron víctimas de un intento de atentado pero el plan fue truncado cuando Guy Fawkes uno de los conspiradores, posteriormente ejecutado, habló bajo la presión de los verdugos y traicionó a sus compañeros de acechanza. El hecho dio lugar a una fiesta de carácter burlesco, en que pandillas de luteranos que protegían su identidad bajo máscaras lúgubres, celebraban la fecha del descubrimiento de la traición visitando los hogares católicos y exigiendo a sus acobardados moradores cerveza y pasteles. La amenaza, se hizo popular muy pronto: “Trick or Treat”. De esta manera el “Día de Guy Fawkes” llegó a América con los primeros colonos, se trasladó al 31 de octubre y se unió con la fiesta de Halloween.

Anuncios

4 pensamientos en “Trick or Treat

  1. El primer año de “Jaloguin” no compramos suficiente caramelos y como no apagamos la luz nos seguian tocando, en esa epoca no conociamos el “protocolo” todavia.

    El segundo año no pudimos porque yo estaba en Puerto Rico, alla no el paran mucho, aunque lo “celebran”.

    Este año si pensamos comprar caramelos de nuevo, aunque Diana tambien queria comprar calaveras y cosas asi, pero que va, esa gastadera como para que ?

    :p

    Trik or Trí !

  2. Jejeje, me acuerdo hace unos años se me habian acabado los caramelos para los carajitos y lo que me quedaba era una bolsita de caramelos para la garganta, de esos como Halls pero que te duermen la lengua. Trick or treat you little bastards!!! jejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s