cuento 13 Las Momias del Dr. Knoche

Historia y leyenda Venezolana

A mediados del siglo XIX, el doctor Gottfried Knoche emigró de Alemania a Venezuela, con el propósito de domiciliarse en La Guaira para atender a la numerosa población alemana establecida por aquel entonces en el litoral. Fundador del Hospital San Juan de Dios durante el gobierno del general Juan Crisóstomo Falcón, Knoche también fue nombrado director del hospital de La Guaira.

Pese a que el médico germano prestaba sus servicios a la gente pobre sin cobrarles un céntimo, no fue su filantropía la que lo hizo famoso. Knoche alcanzó un sitial de honor en los anaqueles de la historia de las curiosidades venezolanas debido a que era el misterioso poseedor de una fórmula secreta capaz de preservar para siempre los cuerpos sin vida. Su técnica para momificar los cadáveres todavía es desconocida en nuestros días.

Knoche inyectaba su fórmula en la yugular del agonizante, preferiblemente minutos antes del deceso, para hacerla así circular por todo el organismo. El suero permitía embalsamar los cadáveres sin extraerles las vísceras -lo que lo diferenciaba del método egipcio- y garantizaba la conservación del cuerpo durante un largo tiempo.

Esta obsesión por dotar de una apariencia de vida a los muertos dio pie a una de las anécdotas más populares atribuidas a este enigmático personaje. Los familiares de don Tomás Lander, distinguido hombre público de la Caracas del siglo XIX y fundador junto con Antonio Leocadio Guzmán del periódico El Venezolano, conocieron a través de un amigo las virtudes del misterioso líquido embalsamador de Knoche y solicitaron al médico que momificara el cuerpo de su deudo.

Una vez concluido el proceso -con el cuerpo ya vestido y maquillado por sus familiares- sentaron a Lander en un escritorio a la entrada de la casa. Allí estuvo durante 40 años, hasta que el gobierno de Antonio Guzmán Blanco exigió a los descendientes del difunto que enterrasen cristianamente a la momia.

Se dice que otro presidente de Venezuela, Francisco Linares Alcántara, también fue momificado por el médico alemán.La fascinación y persistencia por evitar el inexorable proceso de descomposición de los cuerpos creó en torno a Knoche una leyenda y un territorio de ficción que convivía aledaño a la mansión Bella Vista: el mausoleo.

Ubicado apenas a 100 metros de la casa, en el mausoleo de la familia Knoche cobraba vida el imaginario del médico alemán. En su laboratorio, docenas de cadáveres no reclamados fueron embalsamados por Knoche, quien, de esta manera, perfeccionó su técnica hasta hacerla impecable.Momificó hasta a los perros y los convirtió en guardianes de la entrada del mausoleo.

En su interior, cinco tumbas de mármol y vidrio servían de morada a los habitantes de la casa que habían fallecido: su hija, el yerno, dos enfermeras y el propio Knoche fueron poblando gradualmente el sombrío recinto.

Para la llegada de su propia muerte, Knoche había previsto que fuese la enfermera Amalie Weismann la encargada de suministrarle el suero momificador, dosis que dejó preparada.

Knoche fue previsivo también con la dosis de Amalie: aunque la última sobreviviente de Bella Vista parece haber consultado con el cónsul alemán de la época, Julius Lesse, acerca de redactar un documento en el que constara que su última voluntad era que su cuerpo fuese cremado y las cenizas arrojadas al mar (¿temor quizá de ser momificada en el mausoleo de Knoche?); al pasar a mejor vida, el mismo doctor Lesse y Carlos Enrique Reverón subieron a Bella Vista y le inyectaron la dosis preparada para ella 20 años antes por el mismo Knoche.

Acto seguido cerraron con llave la puerta del mausoleo, sellando así el destino final de la última sobreviviente.

Entre las muchas historias que rondan la leyenda del doctor Gottfried Knoche destaca el caso del cadáver que se negó a ser momificado.

Los testimonios que cuentan el suceso revelan que era usual que los cuerpos de los muertos no reclamados en la morgue del hospital San Juan de Dios eran llevados a lomo de burros y mulas hasta la hacienda del conocido médico.

En una ocasión,un occiso era llevado cerro arriba por los arrieros;en un tropiezo de las bestias,el cuerpo se soltó de las amarras y se desprendió por un farallón.

Por más que buscaron, el cadáver no fue nunca encontrado.

Otra historia refiere que el médico no sólo embalsamaba a los humanos;aplicaba su fórmula “milagrosa ”para disecar a sus mascotas y preservarlas a la vista.

Igualmente,la leyenda cuenta del caso de una persona que fue a visitar la casona después de clausurada y se tomó lo que pensaba era una bebida alcohólica; como consecuencia de su imprudencia quedó petrificado.

Tiempo después,ese cuerpo fue confundido como uno de los trabajos póstumos del alemán.
Verdaderas o falsas,estas historias ya forman parte del imaginario litoralense.

Fuente: esta y esta

FELIZ JALUGUIN…

 

Anuncios

19 pensamientos en “cuento 13 Las Momias del Dr. Knoche

  1. ah si yo lo vi en la tele hace unos dias y me parece impresionante el trabajo de este artista, mas ha sido fuertemente criticado por la sociedad mas conservadora de usa. En fin, como todo a unos les gusta y a otros no. A mi me gustaria ver eso en persona 😉

  2. Pingback: Cuento 13 La Partida « Arepitas de maria caraota

  3. Muy interesante la historia me llamo mucho la atencio el ir a conocer el mausoleo… Ojala se descubra la formula usada por el dr Knoche… No tenia idea de que hubiesen este tipo de historias aqui en Caracas, si se llega a descubrir algo mas por favor enviar algo a mi correo. GRACIAS.

  4. Pingback: 1xS 2007#22: DR. KNOCHE « Karakenio: un tipo de Caracas

  5. hola solo te felicito estuvo muy bueno y ojala que tu sigas publicando mas historias por que tu lo que escribes no son mamadas

  6. Hace muchos años lei la historia de este medico aleman, y crei que para aquel entonces su legado seria preservado del deterioro en que se encontraba. Sin embargo da tristeza saber que es ahora cuando un grupo de personas ha sentido ese llamada a rescatar parte de nuestra historia. Es lamentable que mucho de nuestro acervo cultural e historico se pierda por negligencia de los gobiernos y me refiero a todos en los que en mis 28 años he conocido. Espero que ahora que tenemos mas herramientas para comunicarnos y transmitir informacion de maner rapida podamos como lo haces en tu pagina difundir y rescatar nuestros valores y nuestras historias olvidadas en la que solo esta es una parte infima de ella.

  7. Definitivamente los alemanes parecen haber marcado la diferencia en medio del siglo XIX y parte del siglo XX en cuanto a los avances más sorpresentes de la ciencia, cabe preguntar: ¿Sera posible que aún nos guarden otros secreticos en los campos: aeronauticos y bélicos? Recordemos aquello no se donde lo ví pero aún lo recuerdo: “Desde la A hasta la Z.

  8. Me encanta esta historia, yo conoci esta historia a travez de la cancion del rockero venezolano Paul Gillman y luego busque todo lo relacionado con el Dr Knoche. Y leyenda o no esa historia es interesante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s