Que cag*da

En 4to grado, en mi salón no habían pupitres sino mesas de trabajo. Ya estaba acostumbrada a que me sentaran al lado de Aurelia y de Chirinos porque nos sentaban alfabéticamente por apellidos, mi apellido comienza con “B” y siempre estuve en primera fila, era una gran ventaja No se por que razón Alberto, queSigue leyendo «Que cag*da»

Tu voto: