la nieve otra vez.

Ahhh la nieve… otra vez la nieve, no puedo si no dejar por escrito y que no haya duda de que no me gusta la nieve.
Anoche cayo mucha nieve y hoy en la mañana muy temprano saque mi carrito rezando de que no se quedara pegado en la nieve porque allí si no iba a poder llegar a el examen final de una de mis materias en la universidad. Suerte corrí porque llegue a tiempo. El examen estuvo larguísimo, de verdad menos mal que me metí mi gran puñal de repaso porque si no hubiese estado perdida en el constelación X.
Cuando regresaba a la casa feliz de haber terminado clases me tropecé con la mama de las colas para poder llegar a mi casa. Es que la nieve dificulta todo. Las calles pavimentadas y limpias se convierten en uno de mis recuerdos más odiosos de La Guardia en Margarita cuando llovía, todo un pantanero loco por todos lados, los carros más pequeños pasando lento para no quedarse pegados y los carros rústicos pasando a toda mecha confiados en que no se van a quedar y haciendo olas con el pantano. Y si te quedas pegado tienes que bajarte y enterrar tus piernas hasta las rodillas y empujar porque no te queda de otra. Bueno tal cual. La nieve es igualita y tiene el mismo efecto con la única diferencia es que la nieve es fría y el pantano no es tan frio.
Anyway, ya estoy en la casa calientica con mis botas peluas y mi gorro de navidad. Por otro lado esta semana fuimos por fin a ver al bebe en el eco y nos confirmaron que es niño :D. El semestre que viene no voy a tomar ninguna clase para poder arreglar la habitación del bebe y prepararme para mi palito de agua, 😀 ya tiene 23 semanas como pasa el tiempo de rápido, 😀 me mete unas patadas pero impresionantes, y pensar que solo pesa una libra (1/2 kilo). Estoy muy feliz ya quiero que venga pronto.

Anuncios